Portilla: Un master en rápeles cerca de Madrid

Si quieres aprender a rapelar y dominar el manejo de cuerdas, el barranco de portilla cerca de Madrid es el lugar ideal

El barranco de Portilla tiene 8 rápeles

Aunque este barranco cercano a Madrid lo pueden hacer hasta niños de menos de 10 años ( la más pequeñita que ha venido tenía 6 años), los mayores pueden aprovechar para coger fluidez en los rápeles tomando consciencia de todas las pequeñas dificultades y como las vamos superando.

Todos los rápeles del barranco tienen algo especial:

En el primero hay que descolgarse hacia la izquierda hasta quedarse en la vertical de las chapas intentando  no pendulear. Si tensas bien la cuerda antes y te frenas con el pie y la mano izquierda, lo harás genial tu solo, sino , yo te retengo con la cuerda auxiliar.

El segundo tiene una aproximación un poco expuesta, pero te aseguro con la cuerda auxiliar o montamos directamente un pasamanos como en el primer rápel. En este, puedes elegir: rapelar hacia la izquierda o meterse por el estrechamiento: Todo tiene sus pros y sus contras y es genial cuando unos van por un lado y otros por el otro y comparamos.

El tercero tiene una entrada hacia la derecha, en la que hay que pensar como hacerlo para evitar un péndulo. Pero si no estás para pensar, yo te lo digo y además te freno con mi cuerda. Luego llegas a una “piscina” que suele estar seca y puedes intentar evitarla o bajar hasta el fondo y luego salir. ¡Tu decides!

El cuarto, ya es bastante más alto pero también es más fácil. ¡Te gustará!

En el quinto, hay una aproximación con técnica de “Oposición” o de “Chimenea” y es bastante estrecho. ¡Nunca da el sol y se está fresquito!

El sexto tienes que pasar una piedra que hace de barandilla para colgarte y a veces no sabes como mover los pies. En este, suelo decir que pongan la mano izquierda donde tienen el pie izquierdo, para que no se den con la cabeza en la piedra del medio cuando se meten debajo de ella.

En el séptimo acabamos en una poza. y el agua suele estar fresquita.

Y el octavo, de solo unos metros, aunque es volado, es sencillo. Y con el aprobarás el Máster de rápeles.

Y si esta técnica se te queda corta, podríamos montar un par de pasamanos e incluso algún rápel guiado: Doctorado en Técnicas de Cuerdas.

Si has hecho el barranco de Portilla, te has ganado una buena tanda de risas en el barranco del Ventano del Diablo o Cortados del Júcar, después de recobrar fuerzas con un bocadillo.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s