El esquí y los vicios adquiridos.

Mi hijo Miguel me ha dicho que le enseñe a su amigo Pepelu a esquiar, para que las próximas veces que vayan juntos bajen todos al mismo ritmo. Le habían llevado 4 días  a Formigal hace un año, pero no sé si tuvieron mucha paciencia para enseñarle.

Miguel  me encargo  que, de paso, le quite el típico  vicio adquirido.

Estuvimos en Navacerrada el viernes. Empezamos recordando la “cuña” en las pistas azules y acabamos en las rojas “solo para expertos” haciendo paralelos…. Incluso bajamos fuera de pista por el  bosque evitando las rocas y los pinos….

Pero me dijo que  se iba de Verbena todo el fin de semana: los vicios no se negocian….

Juventud divino tesoro….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s